La historia de un castillo alemán con baldosas chilenas: «nos sorprendió bastante»
Por: Editor Periodístico

De algunos castillos y palacios en Alemania solo quedan las ruinas, mientras que otros han sido restaurados y conservados. Muchos datan incluso de la Edad Media y están bajo protección como monumento histórico.

En el país germano habría unos 25.000 de estos edificios, según la Asociación Alemana de Castillos, una organización dedicada al estudio y la conservación de este patrimonio. Uno de ellos, con baldosas chilenas, según DW.

La difícil restauración de castillos en Alemania
Además de los castillos que funcionan como museos y son grandes atracciones turísticas, muchos han sido convertidos en hoteles, sedes institucionales, centros de eventos y locales para la celebración de matrimonios de cuento de hadas. También empresas instalan sus oficinas centrales o la academia donde forman a sus futuros trabajadores.
Por ejemplo, en el palacio del Lago Plön, estado de Schleswig-Holstein, una conocida óptica tiene su centro docente, y el castillo medieval Stahlek, en Renania-Palatinado, funciona como hostal juvenil.

Cuando la firma alemana de compresores Kaeser compró el castillo Ketschendorf, en Baviera, inició un profundo proceso de restauración para convertirlo en centro de formación de la empresa. “El castillo fue adquirido a la ciudad de Coburgo en muy mal estado. Todas las salas históricas tuvieron que ser ampliamente aseguradas, reconstruidas y completadas. El uso anterior como albergue juvenil había dejado su huella”, dice a DW Jasmin Meyer, anterior jefa del proyecto en Kaeser.

De estilo neogótico, con sus cuatro esquinas flanqueadas por torres octogonales, el pequeño castillo Ketschendorf fue edificado en 1803, como residencia de verano para una duquesa. Más tarde, fue comprado y reconstruido por la destacada cantante de ópera francesa Rosine Stoltz y, desde la década de 1950, funcionó como albergue juvenil. Incluso sirvió de set de filmación para la película alemana “Rubinrot”. La municipalidad no estaba en condiciones de restaurarlo y lo vendió en 2013.

“La planificación de la renovación lleva realizándose desde 2015. La ejecución, desde 2016, y se prolongó hasta 2021 debido a la complejidad de los procedimientos”, relata Meyer. La arquitecta explica que hubo que renovar toda la estructura del tejado, restaurar completamente la fachada y los cielos de estuco, pintar paredes y cielos, e instalar baños funcionales.

Fuente:https://www.biobiochile.cl/

Cotizar ahora